Un grupo de senderistas rusos observó el fenómeno y decidió grabarlo a metros de distancia.