Tras su concierto en St. Louis, Missouri, la popular cantante pop decidió continuar con la fiesta.