Un joven belga visitó veinte ciudades europeas sin gastarse un peso gracias a la aplicación de contactos Tinder.