Tom Morgan necesitó una silla de camping y cien globos para cumplir su travesía.