Unos niños escucharon sus ladridos y los bomberos de Málaga la pudieron sacar del interior de un arroyo embovedado.