Un joven de 15 años recibió la operación de su vida y contagió alegría tras la intervención