En sus obras de ficción la mujer enumeró diversos motivos 'válidos', así como diversos medios, para cometer el crimen.