La explicación de Rawvana –que había vuelto a consumir proteína animal por problemas de salud– provocó aún mayores críticas y acusaciones de cobrar dinero promoviendo una dieta perjudicial.