Mientras practicaban surf en una playa de Australia, varios tiburones se acercaron al lugar y los rodearon sin lastimarlos.