El episodio tuvo lugar en Arizona mientras los animales se encontraban sin sus dueños.