Florence llegó este viernes a la costa de Estados Unidos y ya causó destrozos.