Un gol que nunca existió de Panamá ante Costa Rica no solo dio al país el primer pasaje a un mundial en su historia, sino que dejó afuera a Estados Unidos y envió a Honduras al repechaje con Australia. El gol fue cobrado por el árbitro, aunque en la televisión se vio claramente que el balón no había entrado.