El diputado argentino Alfredo Olmedo quiere ser presidente de Argentina, es evangélico y se inspira en el presidente electo de Brasil. Pero algo falló en un momento importante: el escenario se desplomó.