Los hechos tuvieron lugar en la playa del Norte de la localidad portuguesa de Nazaré.