Los pequeños amigos se encontraron de casualidad en las calles de Nueva York y el padre de uno de ellos grabó el tierno momento.