Muchos de sus alumnos abandonaron el aula con lágrimas en los ojos.