A raíz de la enorme repercusión pública del caso, sus jefes le propusieron volver a ocupar su puesto, pero la mujer rechazó la oferta, aduciendo que solo la llamaron de vuelta "para salvar la cara".