El insólito hecho ocurrió en la mañana de este jueves en el exclusivo sector de Vitacura, en Santiago Chile.