La banda británica versionó el icónico hit de Soda Stereo en su concierto en Buenos Aires.