La cantante mexicana bailó al ritmo de la música que sonaba en una tienda, que estaba prácticamente vacía.