Tachó a los inmigrantes de "sinvergüenzas" y aseguró que los españoles pagan por todos los que llegan a su país.