De acuerdo con la pareja, la hija adoptiva decía que deseaba acuchillarlos, envolverlos en una sábana y enterrarlos en el jardín.