Esta iniciativa ha inspirado a miles de personas para llenar botellas de plástico con restos de colillas y publicar las imágenes en Twitter.