A sus 93 años, la abuela italiana recorre el mundo por su admirable gesto.