Shi Yuying tiene 76 años y hace ocho viajes diarios para que su nieto pueda estudiar.