La idea de los pequeños bultos fue patentada por un inventor estadounidense hace más de quince años.