A través de la interacción con juguetes y sus expresiones faciales, investigadores norteamericanos pudieron detectar este trastorno en 116 pequeños.