"Encontramos que los niños que pasan más de dos horas frente a una pantalla por día tenían significativamente más problemas de conducta", explicó el autor principal, Piush Mandhane, de la Universidad de Alberta, en Canadá.