Una encuesta realizada a seis países revela que los uruguayos son los que se perciben como menos felices.