El fármaco, probado por la compañía Merck en 616 pacientes, es conocido como Keytruda.