La filial japonesa de la multinacional dio una semana laboral de cuatro días a sus empleados y la productividad aumentó un 39.9 % en el mes de agosto.