Investigadores valoraron los factores génicos del problema, para evitar posibles errores de autoevaluación entre quienes se quejan de mal sueño.