Entre los dispositivos afectados hay modelos de Samsung, Sony y Toshiba, así como dispositivos Roku y Blu-Ray.