Los niños no compartían el cerebro ni el cerebelo, pero sí algunas venas y arterias.