Una mujer de la realeza no puede dejar nada al azar. Y la Reina Isabel lo aprendió hace años.