La cantidad de micropartículas se duplicó cada 15 años desde 1940, según la investigación.