De no cambiar estos hábitos, gran parte de los infantes terminarán con fracturas de cadera a los 40 y 50 años, asegura una experta en salud y envejecimiento y profesora de la Universidad Caledonia de Glasgow.