Un estudio de la Universidad de Stanford, en California, dice que no solo el factor materno influye en una variedad de riesgos al nacer, como el bajo peso y las convulsiones.