Los expertos disponen ya de conocimientos y condiciones para hacer máquinas de perfusión que permitan revivir un cerebro humano. Las únicas barreras son ahora éticas.