La empresa china empleará un sistema operativo propio para sus dispositivos en caso de que se confirme el veto total de Washington, según un portavoz de la compañía.