"No esperábamos encontrar tanto plástico, nos impactó", cuenta Alessandra D'Angelo, de la universidad estadounidense de Rhode Island,