Tras su divorcio, MacKenzie Bezos se quedó con el 4 % de las acciones de la compañía, valoradas en más de 35.000 millones de dólares.