Pese a que alrededor de un 60 % de los habitantes del pueblo son descendientes de ruso, muchas tradiciones se han perdido, como el idioma.