En La Paz todos los días llegan devotos con flores y velas a pedirle a las “ñatitas” que se cumplan sus deseos.