El desafío de Rob Greenfield, que se cumple el 10 de noviembre, ha sido vivir un año comiendo sólo de lo que siembra y de lo que recoge en la naturaleza.