Se conoció tras un informe elaborado por la Administración Atmosférica y Oceánica Nacional de Estados Unidos.