Los pueblos indígenas llevan al Salón del Gusto de Turín, en Italia, su propia idea de alimentación saludable como antídoto contra las enfermedades.