Se produce gracias a músculos especiales que aparecieron después de la domesticación de la especie, revela un nuevo estudio.