Lo descubrió un equipo investigador de Reino Unido