La investigación, publicada en la revista Nature Communications, ha servido para analizar las diferencias en el ADN entre las células cancerosas y las que no están dañadas.